Flores para Algernon – Daniel Keyes (1959)

flowers-for-algernon-bookCuando empieces a leer Flores para Algernon y todas esas faltas de ortografía salten como una lluvia de agujas sobre tus ojos, intenta por todos los medios vencer la tentación de arrojar el libro por la ventana y sigue leyendo. Hay una explicación.

Tras esa primera impresión descubrirás un relato muy emotivo escrito en primera persona por el personaje principal, Charlie Gordon, un deficiente mental que es sometido a un experimento científico que tiene por objetivo dotarle de una inteligencia normal.

El experimento tiene sus riesgos. Solo ha sido probado en animales, en concreto con un pequeño ratón llamado Algernon, aunque con resultados espectaculares.

A medida que los efectos del experimento sobre el cerebro de Charlie se dejan sentir, éste no solo deja de cometer faltas de ortografía y fallos gramaticales en su diario (he aquí la explicación que os prometí en el primer párrafo) sino que sus pensamientos son cada vez más elaborados y profundos. Pero no tarda en sentir una honda decepción y un inevitable rechazo hacia los seres humanos con los que ha tratado en su “vida anterior”.

Gordon se convierte en un superdotado, un genio. Sin embargo, nadie sabe si ese va a ser su estado permanente o se va a producir una regresión. Una cosa sí parece clara: ser más inteligente no hace de Charlie Gordon una persona más feliz, como él había esperado.

¿Psicología o Ciencia Ficción?

Este maravilloso cuento de Daniel Keyes obtuvo un gran reconocimiento y recibió muchos galardones, entre ellos los más importantes premios de literatura de Ciencia Ficción: el Hugo en 1959 y el Nébula en 1966, cuando amplió el relato breve original al formato de novela.

Sin embargo, a pesar del recurso fantástico de una operación quirúrgica maravillosa (de la cual por cierto no se ofrece al lector ni el más mínimo detalle) capaz de convertir a una persona con un coeficiente de inteligencia de 68 en un superdotado y de los elogios que el mismísimo Isaac Asimov dedicó a esta historia, en ella hay mucha más psicología que Ciencia Ficción.

El protagonista describe, página a página en su diario, cómo su mente se expande de forma prodigiosa a medida que pasan los días. Por desgracia, hay otro proceso que se desarrolla en paralelo: su pequeño mundo de relaciones personales y afectos se viene abajo. Gordon descubre cómo los médicos que él consideraba genios, sus compañeros de trabajo a los que llamaba amigos o los miembros de su propia familia son humanos, con sus defectos y miserias. Algunas de las reflexiones de Charlie Gordon al final del libro dejan al lector con el corazón roto:

“Es fácil tener amigos si dejas a la gente reírse de ti”

No voy a desvelar el final, pero sí puedo deciros que es pura poesía. También os confieso que este relato consiguió emocionarme y arrancarme algunas lágrimas. Creo que no se puede decir nada mejor de un libro que eso.

Sobre Daniel Keyes

DanielKeyesSí, es un relato hermoso y triste. No sé si tiene moraleja pero lo cierto es que se pueden extraer muchas conclusiones de su lectura.

Tal vez Keyes quiso denunciar las conductas crueles y abusivas que sufren las personas con inteligencia reducida, o simplemente demostrar que, como suele decirse, “solo los tontos son felices”. En todo caso, si nos fijamos en el año en el que se publicó y el tema que trata, no es exagerado decir que se trata de una novela revolucionaria.

Daniel Keyes, como ya habrás supuesto si has leído hasta aquí, estudió psicología. Completó sus estudios de forma brillante en la Universidad de Brooklyn y años después, probó suerte como escritor.

Flowers for Algernon fue su primera novela y la que mayor éxito cosechó. Más tarde escribió otras como The Touch (1968), que trata de las terribles consecuencias de un accidente radioactivo y The fifth Sally (1980) que versa sobre los desarreglos de la personalidad de su protagonista.

Flores para Algernon fue llevada al cine en 1967 con el título de Charly, una película dirigida por Ralph Nelson y protagonizada por Cliff Robertson, cuya maravillosa interpretación le valió un Óscar. También ha habido varias adaptaciones teatrales de esta magnífica obra que ha conseguido arañar el corazón de mucha gente.

Anuncios

Publicado el 29 marzo, 2014 en Daniel Keyes. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: